DMX para control ilimitado de LEDs en set

Producida por Pasto Cine, protagonizada por Mercedes Morán y ópera prima de la actriz María Alché, LA FAMILIA SUMERGIDA es una nueva película argentina donde el duelo y las relaciones familiares son protagonistas de un relato que conjuga el pasado y el presente con personajes reales y apariciones que fluyen de manera natural. El drama se dispara cuando Marcela ve golpeada su tranquila vida por la repentina muerte de su hermana, al tiempo que conoce a un joven amigo de su hija con quien decide emprender un viaje que hará crecer el deseo mutuo.

La película fue rodada con la cámara ALEXA MINI de ARRI y el trabajo de iluminación se realizó gracias a la línea de LEDs SKYPANEL, L7 y L10 de ARRI, que permitió llegar al resultado esperado dentro de entornos complejos desde el punto de vista de la luz, facilitando las variaciones deseadas en intensidad, temperatura color y más.

Como gaffer del proyecto, Guillermo Saposnik explica la importancia de su tarea para alcanzar la fotografía diseñada por la directora de fotografía Helene Louvart AFC. “Lo que más me interesó fue colaborar con el concepto fotográfico que Helene diseñó para la película, tanto en su progresión dramática, como en el sentido estético y continuidad lumínica. Para esto es importante tener bien en claro el rendimiento y calidad de luz que emiten los faroles”.

El diseño de iluminación y estética fotográfica estuvieron muy apoyados en la practicidad de trabajar con SKYPANEL, L7 Y L10, ya que las variaciones sutiles, a veces en toma, las podíamos hacer por grupos de faroles desde una consola DMX.

Comenta sobre el look del proyecto: “Prácticamente, no hubo un acercamiento teórico con Helene respecto de la película ni trabajo profundo basado en referencias fotográficas o pictóricas, ya que ella se encontraba fuera de Argentina y llegaba para los scoutings técnicos. Pero sí tuvimos una prueba de cámara, maquillaje y vestuario meses antes de comenzar a rodar, y pude visualizar su filmografía, lo que me permitió analizar cuáles eran sus intereses respecto al trabajo de la luz. Y pudimos charlar algunos puntos que me dieron una idea de qué elementos tener a mano para modelarla”.

Fue así que se avanzó con la selección de equipos. Explica el gaffer: “Básicamente, el diseño de iluminación y estética fotográfica que planteó la DF estuvo muy apoyada en la practicidad de poder trabajar con la línea de LEDs SKYPANEL, L7 Y L10, ya que las variaciones sutiles, a veces en toma, las podíamos hacer por grupos de faroles desde una consola DMX. Creo que ella está muy conforme con la calidad lumínica y la posibilidad de modificar la intensidad, temperatura del color y el eje verde-magenta de manera práctica y precisa. Armamos estructuras para iluminar por las ventanas y conectamos todo en paralelo”.

Y agrega: “El pedido de luces fue mutando en relación al presupuesto y la casa de alquiler, hasta que finalmente, la producción cerró con un rental que disponía de varios SKYPANEL S60-C,  S30-C, y los fresneles L7-C y L10-C. Contar con estas luces fue muy bueno porque permitió tener control de color e intensidad con mucha precisión sin la utilización de gelatinas ni dimmers, y trabajar con bajo consumo que, por la zona en la que íbamos a rodar, no podíamos disponer de un generador”.

El control DMX para las luces, así como su combinación con LED SKYPANEL y fresneles LED de la L-Series, fueron claves. Comenta Saposnik: “Las dos locaciones principales, en las que transcurrió el 80% del rodaje, eran departamentos en pisos altos, uno con un balcón muy angosto de aproximadamente 25 metros, y el otro tenía en todas sus habitaciones puerta-ventanas muy altas con salida a un pequeño balcón. Iluminar desde afuera, desde la calle con grúas era prácticamente imposible, por lo que tuvimos que pensar en estructuras fijas para colgar los LEDs. Como estos se encontraban también en altura, se tornaba muy difícil y hasta peligroso alcanzar el control manual de color, tinte e intensidad. Fue así apareció el control DMX como solución, separamos las entradas de luz por número de torre en la consola y tuvimos así lo que necesitábamos: practicidad y seguridad”. 

Guillermo Saposnik afirma que el uso de DMX en sets de cine en Argentina es relativamente nuevo, aunque es más común en la iluminación de espectáculos, ya sea por LEDs o luces robotizadas. “Incluso la posibilidad de controlar los DMX desde una app en la tablet o el teléfono celular, desde el monitor, le permite al director de fotografía o gaffer disponer de una velocidad que muchas veces sería imposible. Imaginemos que se decide modificar varias fuentes de luz con, por ejemplo, 1/8 CT Straw + ¼ Minus Green. Ese trabajo, dependiendo de la cantidad, no llevaría menos de 8 a 15 minutos, además del costo de la gelatina. Con los LEDs RGB y el DMX en un minuto el color estaría OK en cada fuente”. Y completa: ‘En el caso de LA FAMILIA SUMERGIDA, lo que más usé fue el control de intensidad y temperatura color”.