LA CHICA DEL TREN

LA CHICA DEL TREN

En LA CHICA DEL TREN, Rachel Watson, una alcohólica (protagonizada por Emily Blunt) se encuentra devastada por el fin de su matrimonio, y día tras días toma obsesivamente un tren que pasa por su antiguo hogar. Empieza a observar a Megan (Hayley Bennett), una hermosa mujer que vive dos puertas más allá de su antigua casa, e imagina la vida de Megan con su esposo como la vida perfecta que ella misma añora. Un día ve algo que no debería haber visto y comienza a beber nuevamente. El momento culminante tiene lugar cuando pasan por un túnel: Rachel pierde el conocimiento y cuando recobra el sentido Megan ha desaparecido.

LA CHICA DEL TREN

Trailer de LA CHICA DEL TREN, dirigido por Tate Taylor y rodado por Charlotte Bruus Christensen en ARRICAM con Master Primes.

Tate Taylor, un actor que también ha dirigido (GET ON UP, THE HELP/SEÑORAS Y CRIADAS) dirigió este thriller psicológico que fue rodado por la directora de fotografía Charlotte Bruus Christensen (FAR FROM THE MADDING CROWD/LEJOS DEL MUNDANAL RUIDO, THE HUNT/LA CAZA). La primera vez que Christensen se sentó con Taylor para hablar sobre el look acordaron que debería ser “muy genuino” y “realista”.

“El mundo de Rachel no es muy bonito, por lo que no puede ser demasiado comercial”, dice Christensen. “Pero estamos haciendo una película por lo que fue un equilibrio entre lograr un look cinemático pero manteniéndolo real y crudo”. Los productores utilizaron como referencia los viejos thrillers de Hitchcock. “EL BEBÉ DE ROSEMARY fue otro filme del que hablamos al referirnos a un thriller”, recuerda.

La siguiente tarea fue elegir la cámara y los lentes. “Obviamente hablamos mucho acerca de si rodábamos película o digital”, dice. “Yo peleé un poco para que se usara película, porque tenemos un personaje muy crudo y pensé que la película podría ser una buena opción para mantener el look cinemático”. La producción rodó 35mm con ARRICAM, con una gama completa de película Kodak. El paquete completo de cámara, iluminación y grip fue suministrado por ARRI Rental NY. “También tuvimos suerte de encontrar un buen equipo de trabajo familiarizado con el rodaje en película”, dice Christensen. “A la gente ya no se la capacita de la misma manera y no es fácil encontrar cargadores de película en estos días”.

La siguiente elección fueron los lentes. “Probamos [la mayoría de los lentes que hay] y el look que nos daban era muy limpio, crudo y nítido”, dice. “Pero la combinación de Master Primes y película se compensaron para crear el look que queríamos. No podía ser demasiado suave y bonito pero algo de pulcritud debía conservar”.

“Los Master Primes también son muy confiables y tienen un rango fantástico”, agrega Christensen. “Queríamos trabajar especialmente con los lentes de 27mm porque nos permitían acercarnos mucho a Rachel y aun así tener un buen foco. Los lentes fueron una buena elección en general para mostrar los elementos de la historia que queríamos para esta película”.

La locación que presentó el mayor desafío fue el túnel, alrededor del cual gira la acción principal de la película. “Debimos rodar un montón de material donde Rachel trata de recordar lo sucedido”, dice Christensen. “Estuvimos allí muchos días. La acción tuvo lugar al anochecer y hacía mucho frío”.

Otro setup complicado involucraba las dos casas principales: la casa donde vive el ex esposo de Rachel y la otra, dos puertas más allá, donde Megan y su esposo viven. “Hallamos las casas en White Plains, pero el tren y las vías se encontraban a lo largo del río Hudson”, explica. “También construimos un vagón de ferrocarril en el lugar del rodaje. Por eso que teníamos tres elementos: uno al oeste, uno al este y el interior del tren. Fue complicado conectar esos tres elementos. El exterior de las casas eran las tomas clave y las filmamos primero. Teníamos una segunda unidad rodando la reversa, tratando de igualar la iluminación. Y luego usamos las tomas que teníamos como referencia para rodar el tren”.

Christensen da el crédito a su “asombroso gaffer” Billy O’Leary que la ayudó a lograr el look. “Hablamos mucho sobre lograr que esto fuera un look real”, dice. “Hablamos sobre iluminar a través de ventanas y no utilizar mucha luz de fondo. Todo el tiempo estuvimos trabajando buscando la simplicidad: era “la” palabra para nosotros. Teníamos una luz clave y no mucho más. Utilizamos las luces clave para los exteriores diurnos y un HMI ya fuera a través de marcos grandes o ventanas. Iluminamos muy poco desde adentro. Luego hicimos interiores nocturnos utilizando bastantes “covered wagons”, todo muy suave”.

Cuando la producción ya había empacado, Christensen se pasó al intermedio digital en Technicolor New York. “Michael Hatzer [artista ID] es asombroso”, dice. “En el ID apoyamos mucho todo lo que hicimos en set. Es muy sutil pero pienso que seguimos ampliando la idea. ¡Es muy difícil el trabajo cuando quieres ser tan detallista!”.

Christensen tiene la esperanza de que el público “se meterá en la cabeza de Rachel”. “Espero haber logrado hacerles comprender su dinámica y su lucha”, dice. “Espero que hayamos creado empatía porque no sonríe mucho en esta película. Y también espero que le demos a la gente un poco de emoción también”.

Enlaces relacionados >>