Lo mejor para el HDR desde 2010

Lo mejor para el HDR desde 2010

Las tecnologías para visualización en alto rango dinámico para salas de cine y hogares están en continua evolución aportando amplios avances a la calidad y riqueza de la imagen. Sin embargo, los estándares y workflows técnicos para crear y trasmitir contenidos HDR todavía están por establecerse. ARRI ha estado ampliando los límites de la imagen digital en alto rango dinámico desde el desarrollo del ARRILASER y del ARRISCAN, y está en permanente diálogo para hacer que el HDR se convierta en una importante herramienta para la narrativa de los realizadores.

Con el HDR aún en sus inicios, hay mucha confusión y desinformación a lo largo y ancho de la industria. En este contexto, un creciente número de producciones que ya están creando materiales en HDR –tales como las series streaming de Amazon para televisión PATRIOT, THE MAN IN THE HIGH CASTLE, MOZART IN THE JUNGLE y THE GRAND TOUR- están recurriendo a cámaras ARRI, las que han venido ofreciendo un rango dinámico insuperable desde el lanzamiento de ALEXA en 2010.

¿Cuál es la diferencia entre captura HDR y visualización HDR?

Aunque hay requerimientos mínimos para visualización HDR, principalmente de la UHD Alliance, no hay ninguno para la captura HDR. El pietaje desde cualquier cámara deberá ser especialmente graduado para HDR. Ninguna cámara captura imágenes que, sin procesamiento previo, puedan ser visualizadas en HDR. Las imágenes más aptas para visualización y distribución en HDR serán aquellas con el más alto rango dinámico y la colorimetría más natural.

¿Cómo puede medirse el rango dinámico de una cámara?


Los diferentes fabricantes de cámaras utilizan diferentes métodos de medición, por lo que sus afirmaciones de que cuentan con el número absoluto de stops de rango dinámico no pueden ser contrastadas. La forma más práctica de evaluar la diferencia relativa entre cámaras es rodar una prueba similar a la utilizada para determinar la latitud de película. Se monta una escena que contiene cartillas de prueba, toques de luz especulares y rostros reales, lo que permite evaluar la reproducción de tonos de piel y de color. Se ilumina hasta una latitud de 10 stops y se traba la exposición a, al menos, +5/-5 stops. Cuando los clips sobre y sub expuestos son graduados para igualar a los normales, en algún punto van a mostrar clipping en las luces altas y ruido que enmascara detalles en los negros. Una prueba así no solo revelará el rango dinámico de las fotocélulas individuales sino también de todo el sensor, lo que podrá dar un resultado diferente debido a características tales como ruido de línea o ruido de patrón fijo.

Los principales directores de fotografía no creen solamente lo que los fabricantes les dicen; ellos llevan a cabo sus propias pruebas. Muchos han manifestado a ARRI que el rango dinámico es, para ellos, el parámetro individual más importante de la calidad de imagen, y por esta razón luego de llevar a cabo pruebas comparativas, han elegido a la ALEXA y a la AMIRA.

¿Una mayor velocidad de bits es la clave para la captura HDR?

Algunos fabricantes manifiestan que 16 bit lineales es la clave para HDR, pero es importante diferenciar entre la velocidad de bits utilizada en la cámara y la utilizada para almacenar y transportar las imágenes resultantes. ARRI utiliza 16 bit lineales para capturar y procesar imágenes dentro de la cámara, pero luego las empaqueta en 12 bits, ya sea como Log C en archivos ProRes o como una curva similar en archivos ARRIRAW. Representar imágenes digitales con una escala logarítmica es una distribución eficiente de los bits, porque a cada stop se le asigna una cantidad relativamente equivalente de valores de código. También refleja la forma gradual en que el ojo humano responde a la luz, almacenando los mismos incrementos fraccionales tanto en las luces altas como en las sombras.

Empaquetar imágenes en 16 bits lineal da como resultado archivos de mayor tamaño que no reportan ningún provecho, mientras que 12 bits log permite archivos más pequeños evitando compresiones más pesada<s>s</s> y costos mayores sin sacrificar el detalle en la imagen, lo que lo hace la base perfecta para masterización en HDR. Tal como ARRI siempre ha afirmado que mejores píxeles son más importantes que más píxeles, en lo referente al HDR bits mejor asignados son más importantes que meramente más bits.

ARRI no es la única empresa en sostener esto. La industria ha tomado conciencia del derroche de codificación lineal durante décadas, razón por la cual las imágenes de video y de ordenador, escaneados de película y ahora formatos de distribución HDR como el PQ y el HLG siempre se han basado en codificación no lineal.

¿Yo debería monitorear para HDR en set?


Las opiniones están muy divididas porque los workflows son muy nuevos y aún no hay monitores prácticos en set disponibles. Algunos le ven poco provecho al monitoreo para HDR, mientras que otros lo consideran vital. ARRI cubre ambas opciones. La ALEXA SXT ofrece monitoreo HDR, tal como lo harán la AMIRA y la ALEXA Mini a partir del SUP 5.0. Actualmente, sin embargo, la mayoría de las producciones con gradación de color y distribuidas en HDR utilizan monitores SDR en set y, sencillamente, cuidan de capturar una imagen con buena exposición.

La razón principal para monitorear en HDR en set con cámaras ARRI no es evitar problemas técnicos reales con clipping de luces altas o pérdidas de sombras; se trata principalmente de asegurar que la intención creativa de una escena se vea representada adecuadamente tanto en la pantalla SDR como en la HDR, sin que la atención del público se distraiga cuando elementos brillantes o colores fuertes en un cuadro se vuelvan demasiado prominentes en HDR.