Soluciones LED

Soluciones LED

Joyce Meyer Ministries creó un nuevo show semanal titulado ENJOYING EVERYDAY ANSWERS. Los productores querían construir un set permanente diseñado como un loft/cafetería en un espacio de estudio con ventanas de piso a techo en tres paredes. Estas ventanas, que tienen una tonalidad verde, determinaron la cantidad de luz que se necesitaba dentro.

Bienvenidos a poder elegir la cantidad exacta de luz perfecta.

Yo esperaba poder trabajar con luces LED para evitar rediseñar la distribución eléctrica ya existente pero era escéptico con respecto a la calidad de luz que brinda la mayoría de los dispositivos LED. Cuando asistí al LDI show en Las Vegas tuve la oportunidad de ver la nueva línea ARRI de instrumentos LED con cambio de color. Eran exactamente lo que yo quería para este proyecto.

Adquirimos ocho Fresnels LED L5-C, cuatro L7-C y cuatro L10-C, así como cuatro soft lights SkyPanel S60-C. Controlo estas con un ETCnomad Puck 512 (Eos) a través de un monitor táctil.

El primer show en nuestro nuevo estudio se veía grandioso y disfruté de poder manejar con exactitud la iluminación desde una pantalla táctil. No más arrastrar escaleras ni colocar scrims de alambre mientras se hacía esperar a actores y equipo. Ya no más quemaduras en la piel ni malabares con difusores calientes. No más geles en las luces para compensar los cambios de color durante la dimerización, sólo necesitar más luz de la que brinda el dispositivo con gel. Voy a extrañar estas cosas. Bienvenidos a poder elegir la cantidad exacta de luz perfecta. Cuando el productor/director senior John Pipes llegó yo ya tenía todo el set iluminado proporcionalmente a aproximadamente un 60%. Podía subir y bajar, realizar aumentos minúsculos en cualquier foco sin que cambiara el color.

El SkyPanel S60-C ARRI es un sueño hecho realidad: una fuente de luz suave, luminosa, controlable y con exactitud de color en un panel plano.

No soy un purista de la temperatura de color. He trabajado para gente obsesionada por la temperatura de color y he agregado más verde, menos verde, gels de ¼ de CTO y ¼ de CTB a cientos de dispositivos a lo largo de los años. Y, esos tipos van a ser felices. Todos los cabezales LED ARRI nuevos pueden configurarse exactamente a 4.031 K si así se prefiere. Dicho esto, siempre he detestado la distribución no natural forzada por las tres opciones de temperatura de color que estábamos obligados a utilizar: 5600K, 3200K y 2700K. Ahora puedo iluminar el set entero, un grupo de luces o una sola luz cualquiera desde 10000K a 2800K. Se ha evolucionado mucho con respecto a cómo solía ser en el pasado, cuando a cada luz debía agregársele un gel para obtener esa apariencia de luz de luna, amanecer, luz industrial o alumbrado de la calle. Lo que es más importante, ahora puedo ajustar la proporción de luz tibio-a-frío a gusto, motivado por una ventana y luces motivadas por un dispositivo de techo, luces prácticas, fuego o lo que sea. Para compensar las ventanas de tono verde de nuestro estudio simplemente agregué verde a los dispositivos LED ARRI. Esto antes solía ser una pesadilla.

Con qué rapidez las nuevas herramientas han sido incorporadas a mis elecciones de iluminación. SOY un purista del espectro de color. Hasta hace muy poco casi todas las luces LED simplemente fallaban en la reproducción de colores exactos y predecibles. Luminosos, sí; correctos, no. Color, sí; control, no. No hay control sobre un espectro que no está ahí. No soy un tipo de eventos en vivo. Mi mayor éxito es cuando la iluminación que hago pasa desapercibida para el espectador. La capacidad del nuevo instrumento de iluminación LED para producir tonalidades altamente saturadas no me entusiasmó porque sé que las cámaras que usamos no manejan para nada ese glorioso color de la forma en que lo hace el ojo humano. En mi mundo, el proceso cámara-a-edición-a-pantalla es lo que importa. Yo ya ilumino un show con un puñado de, digamos, luces LED “heredadas” incorporadas en el set. Tengo que utilizar un monitor para ajustarlas porque el color y la intensidad tal como se ven al ojo ni siquiera se acercan a cómo terminan viéndose en la pantalla.

En mi opinión, los LED ARRI sintonizables se destacan por sobre todos los demás. No sólo las luces tipo C de la L-Series pasan airosos la prueba de “¿A quién le importan las especificaciones? ¿Cómo se ve?”, sino que las especificaciones son más que perfectas y manejan perfectamente las tablas de color. Asimismo están muy bien diseñados del punto de vista mecánico: el freno de traba, el ajuste deslizante de balance, el rango de zoom/flood, los ópticos y los controles incorporados, todo tan bien hecho.

El SkyPanel S60-C ARRI es un sueño hecho realidad: una fuente de luz suave, luminosa, controlable y con exactitud de color en un panel plano que apenas si consume unos 450 W. Combinar el SkyPanel con una rejilla de panal en un ángulo de 60º nos resulta particularmente útil.

Los seis circuitos 20 A disponibles fueron más que suficientes para las luces de la L-Series y SkyPanel ARRI en nuestro estudio. Es imposible ponderar aún más las ventajas de estos dispositivos: mínima exigencia de potencia, luz día o tungsteno con exactitud de color, sin necesidad de acondicionamiento de aire adicional, sin necesidad de esperar a que las luces se enfríen, más opciones de color, más control, gran diseño, ópticos brillantes y una construcción hecha para durar.

Espacios sin utilizar en empresas, iglesias o incluso habitaciones libres en hogares pueden transformarse en mini estudios con control de iluminación que pueden rivalizar con estudios reales. En un extremo de nuestras instalaciones hay un escenario de sonido con más de 200 dispositivos de tungsteno colgando de una parrilla unos 6 metros (20 pies) que requieren de un dimmer rack, consumen mucha electricidad y generan mucho calor. Estoy cambiando bombillas y utilizo scrims de alambre y geles para controlar las luces. Los cabezales, cuando están calientes no pueden tocarse sin guantes y en ocasiones incluso fríen sus conectores. En el otro extremo del edificio hay 20 dispositivos C-LED ARRI, lo suficientemente luminosos como para competir con la luz del sol, con control incorporado de color e intensidad.

Escogí la versión de trípode de montura de todas las luces que compramos, incluso si requieren hardware extra y complican un poco al momento de colgarlos en una parrilla. Enrollo todo el cable eléctrico, lo coloco al costado y cuelgo las luces de manera de poder bajarlas con facilidad porque esto las hace mucho más versátiles… tener la posibilidad de agregar los 20 dispositivos LED ARRI a nuestro paquete de iluminación cuando salimos a rodar en locación aumenta su valor en forma exponencial. También puedo utilizarlos en los anuncios publicitarios que producimos y en los rodajes de fotos de nuestro departamento de diseño.

Trabajo para un ministerio sin fines de lucro fundado por donantes voluntarios, por lo que gastar más de lo necesario o comprar solo por estatus no es una opción. Afortunadamente, Joyce Meyer Ministries valora el contar con las herramientas correctas para mantener altos estándares de producción.

Russell Steen