Master Anamórficos frente a la naturaleza

Master Anamórficos frente a la naturaleza

El thriller en lengua inglesa DON’T GROW UP es la segunda vez que el director de fotografía Matias Boucard trabaja con el director Thierry Poiraud luego de GOAL OF THE DEAD. Ambos filmes fueron rodados con ALEXA pero para DON’T GROW UP Boucard eligió trabajar con lentes Master Anamórficos ARRI/ZEISS. Rodada en apenas 26 días en locaciones de las Islas Canarias, y a pesar de contar con un presupuesto relativamente bajo la co-producción franco-española grabó en ARRIRAW sacándole el mayor provecho al tamaño compacto, poco peso, robustez y solidez de los lentes Master Anamórficos. Boucard nos habla de su trabajo en este filme.

Para mí los Master Anamórficos están en una nueva categoría de lentes que combina la calidad y facilidad de uso de lentes esféricos con las prestaciones clásicas de los anamórficos.

¿Por qué decidió rodar anamórfico con ALEXA?

Debido a nuestro limitado presupuesto debíamos ser muy cuidadosos con lo que elegíamos de forma para maximizar el valor de producción. Me encanta la textura de la ALEXA y la forma en que reacciona a los colores. Su sensibilidad también fue importante porque teníamos muchas escenas nocturnas en la ciudad y en bosques. La confiabilidad de la ALEXA fue otro factor decisivo. Utilizamos la cámara en locación con muchas configuraciones diferentes y sin dinero suficiente como para contar con equipo de respaldo pero nunca tuvimos problemas. Cuando uno está filmando en islas en medio del Atlántico es vital sentirse seguro con el equipo con el que se está rodando.

En términos de rodar anamórfico, esto fue un pedido especial de Thierry porque él quería hacer algo más épico, con el clásico look cinemático. Nos gustó la forma en que el anamórfico puede cambiar la percepción de la realidad del observador. Como Thierry dijo: “Rodar anamórfico te da la sensación de que estás viendo una película”, y fue realmente importante para él contar esta historia de manera cinemática.

¿Por qué grabar ARRIRAW?


Aunque habría sido más económico grabar en ProRes, yo sabía que la textura de ARRIRAW nos resultaría más interesante y le expliqué a nuestro productor que su flexibilidad haría mucho más fácil el rodaje de las partes más grandes del filme. Todos estuvimos de acuerdo en que con equipos veloces y livianos en set ahorraríamos dinero, y por eso fue muy conveniente contar con un Módulo XR y poder grabar ARRIRAW incorporado. Cuanto más simple y liviana es la configuración de la cámara, mejor me siento.

Trabajé duro con mi asistente François Vigon para encontrar los accesorios más livianos y con el mejor rendimiento posible. La unidad de control inalámbrico WCU-4 de ARRI es un buen ejemplo de esto porque es compacta y sin embargo su rendimiento inalámbrico es realmente bueno: puede controlar el menú de la cámara y tiene muchos ‘trucos’ que ayudan en set. Para una secuencia en la playa colocamos la ALEXA en una bolsa estanca (splash bag): François estaba muy lejos de mí porque yo estaba en el agua y las olas eran peligrosas para los equipos, pero aun así pudo enfocar todo el día sin problema y pudimos hacer cosas tales como cambiar la velocidad sin tener que abrir la bolsa a prueba de agua.

¿Cómo fue el workflow?


En Tenerife tuve la gran suerte de encontrar a Raphael Rodríguez, un DIT sorprendente que tiene una compañía llamada Blackout con mucha infraestructura para post-producción. Juntos construimos una caja de datos (data box) con el sistema dual dock y rodamos mucho con sólo cuatro discos duros Codex. Nos ayudó a organizar los dailies en DCP que vimos en un cine local en Santa Cruz. Asimismo trabajó en set en la conversión para la edición. Cada semana enviábamos su trabajo, junto con el respaldo, a nuestro laboratorio digital en París. Con Raphael junto a nosotros, el director y yo nunca nos sentimos lejos de una gran infraestructura de post-producción. Él hizo que nos resultara realmente fácil rodar en ARRIRAW.¿Cómo calificaría el rendimiento óptico de los Master Anamórficos?

¿Cómo calificaría el rendimiento óptico de los Master Anamórficos?


Para mí los Master Anamórficos son una nueva categoría de lentes que combina la calidad y facilidad de uso de lentes esféricos con las prestaciones clásicas de los anamórficos. Creo que ofrecen un look verdaderamente moderno; no son solamente un nuevo set de lentes anamórficos. Su excelente rendimiento óptico unido al hecho de que son fáciles de usar y hay que prestarles muy poca atención, brindan al realizador la libertad para crear.

¿Con qué distancias focales contó?

El 90% del filme lo hice con 35 mm, 50 mm y 75 mm; el otro 10% fue rodado con lentes anamórficos KOWA clásicos para poder obtener flares bastante alocados e imágenes lechosas para una secuencia de un sueño y una de amor. A veces me gusta tener distancias focales limitadas porque simplifica el lenguaje cinematográfico y me ayuda a tomar decisiones rápidas en set. En realidad la parte más difícil fue la de encontrar un set disponible de Master Anamórficos pero por suerte me contacté con Stijn Van der Veken (ASC, SBC) que nos auxilió con su propio set y también me dio muchos consejos útiles, por lo que le estoy muy agradecido.

El hecho de que todos los Master Anamórficos tengan el mismo tamaño y peso nos ayudó a trabajar rápido en set.

¿Resultó fácil y rápido trabajar con estos lentes en locación?

Todo el filme fue rodado en locación, una de las razones por las que elegimos los Master Anamórficos. Los primeros 20 minutos de la historia se ubican en un hogar de niños, un lugar lleno de líneas verticales y horizontales, con corredores y habitaciones pequeñas. La distorsión mínima de los Master Anamórficos nos permitió trabajar cámara en mano e hicimos mucho paneo en este entorno sin distorsiones molestas en absoluto.

Me encanta usar luz natural para construir mis imágenes y si tengo que usar luces prefiero colocarlas del lado de afuera de las ventanas. La forma en que los Master Anamórficos reaccionan ante los toques de luz y flares ayuda mucho a la iluminación de interiores diurnos como si estuviéramos trabajando con lentes esféricos. El hecho de que tengan mucho contraste también me ayudó a mantener y respetar la elección de los colores que hicimos con Thierry y con el diseñador de producción.

¿Pudieron rodar escenas de acción y cámara en mano con los lentes Master Anamórficos?

Tuvimos que rodar muchas escenas de acción en condiciones realmente diferentes y quizá el 60% del filme fue cámara en mano. El hecho de que todos los Master Anamórficos tengan el mismo tamaño y peso nos ayudó a trabajar rápido en set. Nuestra secuencia final fue la escena de la playa, con las olas, y quisimos crear una sensación de estar muy cerca de la acción por lo que decidimos rodar dentro del agua con los actores. Los Master Anamórficos entraron perfectamente en la bolsa aislante junto a la cámara, lo que me permitió rodar cámara en mano con un Easyrig. Yo iba corriendo detrás de los actores y en la filmación se puede sentir realmente el poder de los elementos naturales. Rodábamos a contraluz con contraste extremo y toques de luz pero los Master Anamórficos combinados con los filtros internos de la ALEXA nos ayudaron a construir la escena.

¿Utilizó los lentes con diafragma todo abierto a T1.9?


Tener la posibilidad de trabajar a T1.9 fue una de las razones principales para usar los Master Anamórficos. Por supuesto que hay que ser muy cuidadosos con la profundidad de campo pero el rendimiento óptico de estos lentes a T1.9 realmente me ayudó a rodar escenas nocturnas e interiores con mínima iluminación. Cuando tienes grandes ambiciones creativas para un filme pero cuentas con un presupuesto reducido los Master Anamórficos te solucionan muchos problemas. Esta película luciría completamente diferente sin estos lentes y no puedo esperar para usarlos en otro proyecto.