Máster Anamórficas y Mini, un mix infalible

Máster Anamórficas y Mini, un mix infalible

Memento Mori es una película con tintes documentales que se rodó en un tiempo muy reducido y en condiciones climáticas cambiantes. Para llevar adelante el look natural deseado por el director, se optó por la combinación de la Alexa Mini con las Master Anamorphics de Arri, logrando el resultado deseado.

Puerto Berrío, una localidad ubicada a orillas del Río Magdalena en el departamento colombiano de Antioquia, fue el escenario ideal para contar una historia que tomó como punto de partida la costumbre de una comunidad de rescatar los cadáveres mutilados que son arrastrados por el agua, ponerles un nombre y enterrarlos bajo la descripción “escogido”.

El título elegido fue Memento Mori, frase en latín que significa “recuerda que eres mortal” y que, según explica su director, Fernando López Cardona, busca profundizar en la mortalidad y la vanidad de la existencia, la lucha entre la vida y la muerte mientras recuerda los momentos en los que el ser humano se cree eterno.

Para reflejar estos conceptos estuvo el criterio de su director de fotografía, Sergio Iván Castaño (ADFC), quien explica: “La película está basada en hechos históricos y el director quería un look muy natural sin fuentes de luz grandes. Aprovechando la luz natural en un estilo muy road movie sin que la fotografía se volviera un elemento que resalte en la historia, sino por el contrario, que la fotografía y la cámara se volvieran un elemento narrativo que le diera veracidad a la historia”.

El rodaje se realizó en dos días, donde los desafíos se hicieron notar. “Fue un rodaje muy corto y rápido con el actor principal que en realidad es el personaje real en el pueblo; él es el animero real de ahí, y no un actor. Con él, todas las tomas eran tomas únicas”, destacó Castaño.

Para este proyecto era perfecta la mezcla de ALEXA MINI con las MASTER ANAMORPHICS. Esto me permitió contar con lo mejor de los dos mundos: el look y la imagen panorámica de un lente anamórfico, y con la luminosidad y el tamaño de un lente esférico. Fue una mezcla perfecta.

“Queríamos una cámara muy documental, pero a la vez que no fuera una cámara al hombro muy movida y por eso recurrimos a un soporte estabilizado como el MOVI que me dio una buena mezcla de una cámara estabilizada con movimientos un poco más orgánicos que otros sistemas. Tenía un plus en los tiempos de trabajo con este sistema y Peter Díaz, que fue el operador de cámara, fue muy rápido en los preparativos previos en cada día de trabajo, lo que para un cinematógrafo en condiciones de luz natural debe tener un equipo que reaccione muy rápidamente para grabar sin tanto tiempo de espera y alistamiento. Trabajar con estos sistemas estabilizados implica tener una cámara pequeña y por eso decidimos trabajar con la ALEXA MINI”.

Pero las grandes protagonistas de todo este proceso fueron las lentes anamórficas. Detalla el DF: “Hay un factor que hoy en día en el mundo digital un cinematógrafo busca y es la textura en la imagen. No siempre queremos la misma textura y para este proyecto tanto por la textura como por el tipo de rodaje con paisajes y recorridos donde el director quería mostrar el entorno, era perfecta la mezcla de ALEXA MINI con las MASTER ANAMORPHICS. Esto me permitió contar con lo mejor de los dos mundos: con los MASTER ANAMORPHICS el look y la imagen panorámica de un lente anamórfico, y con la luminosidad y el tamaño de un lente esférico. Fue una mezcla perfecta”.

Las condiciones de luz en el trópico varían mucho, presentan extremos muy marcados y en un rodaje con estas características documentales, sucede más aún. El resultado final para nosotros fue óptimo y creo fue una decisión muy acertada el escoger los MASTER ANAMORPHICS para este proyecto.

“Las condiciones de luz en el trópico varían mucho, presentan extremos muy marcados y en un rodaje con estas características documentales, sucede más aún. El resultado final para nosotros fue óptimo y creo fue una decisión muy acertada el escoger los MASTER ANAMORPHICS para este proyecto”, añade.

“Para un director de fotografía es muy importante que lo que el director y el productor tienen imaginado, se pueda llevar a cabo tanto en el manejo narrativo de la historia como el look que va a acompañarla. Para eso necesitamos instrumentos específicos y en eso ARRI siempre ha sido un aliado de los cinematógrafos”.

Después de este gran desafío, Sergio Iván Castaño (ADFC) se prepara para nuevos proyectos. “Yo me muevo entro dos mundos que son el cine y la publicidad y en ambos me siento muy a gusto con el oficio que escogí. En este momento, estoy terminando una película de comedia y terror para niños, que es un nuevo género en Colombia para el público infantil. Esta película que se llama El Coco2 sale en octubre y ya les mostraré material. La trabajamos Con ALEXA MINI y MASTER PRIME para un resultado final también muy bueno”.