DOMINO FALLING y Master Anamórficos

DOMINO FALLING y Master Anamórficos

DOMINO FALLING es un corto sobre un sicario en México que se ve forzado a llevar a cabo una brutal tarea para salvar a su amor. Escrito y dirigido por Siavash Farahani, este corto fue producido como una muestra para un largometraje que se está realizando actualmente. DOMINO FALLING tiene un gran despliegue visual y de acción a través de la fotografía de Maz Makhani con una ALEXA XT y los lentes Master Anamórficos ARRI / ZEISS de 35, 50 y 75 mm.

Desde un principio Farahani supo que rodar anamórfico sería la forma perfecta de contar esta historia. “Desde su concepción, DOMINO FALLING estuvo inspirado en los westerns de Sergio Leone y Sam Peckinpah. Tanto en estos filmes como en el nuestro, las vistas épicas naturales son ya un personaje en sí en la historia y ponen en relieve la solitaria peripecia del antihéroe. Considero que rodar anamórfico es crucial para capturar este tipo de escala operática”, explica.

Para el productor Andrew Molina, el cuadro expandido amplió los paisajes a una gran escala visual. Apunta, “Antes de comenzar el rodaje de DOMINO FALLING traté de visualizar en mi mente cómo haríamos que nuestra locación al norte de Los Ángeles se viera como un desierto mexicano sin fin. No fue hasta que vi el primer cuadro en set con el lente Master Anamórfico ARRI de 35 mm que el proceso completo se volvió realidad. Fue en ese preciso instante en que comencé a creer en el universo que estábamos intentando crear”.

Nos dice Makhani: “Me encantan [los Master Anamórficos]. En la actualidad poseo un set de los Master Prime esféricos que tengo desde que salieron por primera vez. Los nuevos Master Anamórficos evocan esa sensación y nitidez cinemática con la magia de los lentes anamórficos. La otra enorme ventaja con respecto a otros lentes anamórficos es la velocidad con la que llegan a T1.9. En general me gusta mucho rodar con un diafragma completamente abierto y con los Master Anamórficos la profundidad de campo puede llegar a ser extremadamente plana con un diafragma completamente abierto. Se logra un look hermoso”.

Trailer de DOMINO FALLING

Los lentes Master Anamórficos ARRI / ZEISS y la ALEXA XT dan al corto DOMINO FALLING un look cinemático.

El director buscaba un look retro para las imágenes, una opción que al principio lo hizo dudar si rodar o no en digital. “Había postergado el rodaje de DOMINO durante muchos años porque me preocupaba que rodar digital pudiera producir una imagen demasiado limpia y que comprometiera esa sensación analógica de los filmes a los que yo quería rendir tributo. En este sentido los Master Anamórficos son revolucionarios. Han hecho invisible para mí la frontera entre película y digital. ¡Una y otra vez nos preguntan cómo obtuvimos lo que deseábamos rodando en anamórfico! Por supuesto que el rendimiento de cualquier herramienta dependerá de cuán bueno sea el artista que la utiliza y en ese sentido tuvimos la gran fortuna de contar con Maz Makhani como nuestro director de fotografía. Él y su equipo lograron sacar lo mejor de estos maravillosos “juguetes”.

Makhani ya sabía lo que era rodar en ALEXA. “Me encanta la calidad orgánica de las imágenes que da la cámara y cuando combinas eso con anamórficos se parece tanto a la película como cualquier cosa que ande por ahí. Así mismo, y dado que este corto es un western, me pareció que la proporción de aspecto de 2:35 era más apropiada basándonos en el paisaje y el género”.

Desde el punto de vista de la producción para Molina fue muy importante la facilidad de uso de la ALEXA y su sorprendente calidad visual que permitió a los realizadores concentrarse en su creación. Su velocidad y flexibilidad fueron vitales en un cronograma de trabajo de apenas dos días. “Rodar DOMINO FALLING con la ALEXA XT nos dio la sensación de rodar con cámara de película. Nos dio la velocidad y la versatilidad para rodar con una grúa Z Crane, una Steadicam, un brazo y un dolly al tiempo que usábamos lentes y zooms Master Anamórficos. Incluso algo se rodó cámara en mano. Todo esto con una sola cámara y en un rodaje de dos días. Luego de considerar varios escenarios, sopesar qué cámaras debíamos llevar y sentir que necesitábamos rodar con múltiples cámaras para cumplir con ese tiempo tan ajustado, decidirnos por una única ALEXA XT fue un verdadero alivio.

Rodar con ALEXA también fue una experiencia muy positiva para el director, quien se define a sí mismo como amante del celuloide. “Debido a nuestro presupuesto y cronograma ajustadísimos necesitábamos una cámara que no sólo brindara la estética cinemática que buscábamos en alta resolución sino también una que fuera lo suficientemente versátil como para rodar en diferentes velocidades y al mismo tiempo que fuera resistente para locaciones difíciles y lo suficientemente veloz como para llevarla y traerla entre rigs, monturas y setups. La ALEXA nos dio todo eso y más. Ha conquistado mi corazoncito cinéfilo”.

Links relacionados >>