DF Brett Pawlak en EL CASTILLO DE CRISTAL

DF Brett Pawlak en EL CASTILLO DE CRISTAL

El director de fotografía de SHORT TERM 12 y HELLION dialoga sobre rodar el drama con Master Anamórficos.

Dirigido por Destin Daniel Cretton y rodado por el director de fotografía Brett Pawlak, THE GLASS CASTLE está basado en las memorias de la escritora Jeannette Walls (2005) sobre su infancia poco convencional y sus padres disfuncionales. Cretton y Pawlak habían trabajado juntos primero en SHORT TERM 12, el filme de tesis de Cretton, que terminaría siendo el primer filme de Brie Larson y ganador del Gran Premio del Jurado en la 2013 SXSW Narrative Competition. EL CASTILLO DE CRISTAL es su cuarto trabajo conjunto. “Destin es un narrador sorprendente”, dice Pawlak. “Escribe todo lo que dirige y es uno de esos directores que tiene una idea específica para la película pero quiere que yo aporte la estética visual”. Es así como se embarcaron en SHORT TERM 12, y que a partir de entonces fuera la base de su relación laboral. 

Detrás de cámaras de EL CASTILLO DE CRISTAL

Videoclip detrás de cámaras de EL CASTILLO DE CRISTAL, dirigido por Destin Daniel Cretton y rodado por el director de fotografía Brett Pawlak. Capturado con ALEXA y lentes Master Anamórficos ARRI/ ZEISS. 

En cuanto al enfoque de EL CASTILLO DE CRISTAL, Cretton y Pawlak habían conversado antes acerca del look. “Nuestra estética ha evolucionado desde SHORT TERM 12”, dice Pawlak. “Sus historias suelen ser muy humanas y delicadas y no quiero que lo visual aleje al espectador de la película. Intento iluminar de la forma más natural que pueda, a lo que Destin se adapta con facilidad. Le gusta dejar que los actores se muevan en el espacio y rodar con múltiples cámaras”. La autora de las memorias también proporcionó a Cretton y a Pawlak algunas fotos familiares y un viejo documental de Rex y Rosemary, sus peculiares padres, de principio de los años 90 cuando ocupaban una vivienda en forma ilegal en la ciudad de Nueva York. “Tomamos cosas de su vida real”, explica Pawlak. “Esas fotos y aquella filmación dictaron el color y la estética en términos de vestuario y diseño de producción”. 

Elegir los lentes correctos para el filme fue muy importante para Pawlak, quien dice que “realmente son una forma de crear un personaje en las imágenes”. Desde el inicio sintió que los lentes anamórficos eran la elección correcta para EL CASTILLO DE CRISTAL. “Hay una tendencia a pensar que los anamórficos son para sets grandes, amplios, y de hecho mejoran esos tipos de películas”, dice Pawlak. “Pero pienso que los anamórficos mejoran y aumentan la intimidad en igual medida. Yo sabía que rodaríamos en sets pequeños así como vastos paisajes de Nuevo México, por lo que pensé que los anamórficos serían la opción ideal para que el filme se viera más grande pero que también mantuviera la sensación de intimidad”. Pawlak le “lanzó” la idea a Cretton, quien inmediatamente la adoptó.

Director Destin Daniel Cretton en el set de EL CASTILLO DE CRISTAL.

Pawlak examinó casi cada anamórfico disponible en las casas de alquiler de cámaras y rodó pruebas con muchos de ellos para dar a Cretton una idea del look que obtendrían. “Comenzamos analizando la opción de anamórficos más nuevos”, dice Pawlak. “Casi lo opuesto a trabajar con lentes más viejos y viñeteado, pensamos que lograríamos un look más limpio y que el diseño de producción lo integrara todo. Destin era muy cauto en cuanto a que no hubiera cosas que distorsionaran demasiado”. Pawlak se topó con los Master Anamórficos ARRI/ZEISS. “Los puse en la cámara e inmediatamente probé uno de 40mm, que es bastante abierto, y me asombró ver que no había distorsión o curvatura en ninguna de las líneas u horizontes”, dice. “Cada línea era recta, y el bokeh era realmente bonito. “Me cayó la ficha y pensé: he aquí un lente anamórfico con el que Destin se sentiría cómodo. Fue el lente perfecto que yo buscaba para una narración sutil de la historia de forma anamórfica”. 

Contar con lentes anamórficos que son tan veloces me permitió sentirme cómodo con la iluminación e incluso llevarla un poquito más lejos.

Luego de las pruebas Pawlak estaba todavía más convencido de que los Master Anamórficos ARRI eran los lentes correctos. “Vi que eran nítidos y muy veloces, lo que era genial porque estábamos rodando con poca luz”, dice. “Los Master Anamórficos me dieron una gran base con la que comenzar, y empecé explorando diferentes stops y filtración para ver todos los diferentes looks y hasta dónde podía exigirles, y encontrar el punto en el lente que me diera el look que casi pudiera sintonizar. Los Master Anamórficos ayudaron verdaderamente a Destin a sentirse cómodo rodando anamórfico”.

Pawlak dice que ya antes de elegir los lentes sabía que rodaría con ALEXA. “La prefiero por sobre cualquier otro sistema de cámara”, dice, agregando que la producción con sede en Montreal contaba con dos cámaras ALEXA XT de MELS. “Puedo elegir una ALEXA, ir y rodar con ella y sé exactamente cómo se manejará”. Además de la ALEXA XT la producción también contaba con una Mini, que Pawlak dice que realmente “amó”. “La Mini es muy versátil”, indica. “Teníamos un par de secuencias en las que yo corría con la cámara en la mochila, subiendo escaleras y cruzando puertas, y era realmente liviana. Podía ser lo que yo necesitara”. 

La actriz Brie Larson se prepara para una escena.

Los Master Anamórficos realmente dieron sus frutos en una escena que se desarrolla en el desierto de Nuevo México, donde la familia está leyendo a la luz de la vela. “Contar con lentes anamórficos que son tan veloces me permitió sentirme cómodo con la iluminación e incluso llevarla un poquito más lejos”, dice. “Asustaba un poco rodar tan abierto como lo estábamos haciendo pero en situaciones de poca luz como esa los lentes funcionaron tan bien que me dieron confianza al rodar”. 

Todas las demás fotos pertenecen a Jake Giles Netter