La ALEXA Anamórfica crea un look poético

La ALEXA Anamórfica crea un look poético

¿MOONLIGHT es el mejor filme del año? Eso es lo que se pregunta el crítico de cine del New York Times A. O. Scott, quien lo califica como “un filme insoportablemente personal y un documento social urgente”, y “un poema escrito con luz, música y vívidos rostros humanos”. Dirigido por Barry Jenkins y basado en una obra teatral de Tarrel Alvin McCraney, MOONLIGHT fue rodado por el director de fotografía James Laxton (que filmó Medicine for Melancholy, el primer filme de Jenkins) con la ARRI ALEXA Plus.

La ALEXA Anamórfica crea un look poético

MOONLIGHT, capturado con ALEXA en anamórfico por el director de fotografía James Laxton y dirigido por Barry Jenkins es uno de los filmes del año más aclamados por la crítica.

Las decisiones más importantes que Jenkins y Laxton tomaron antes de comenzar la producción fueron rodar en Florida, especialmente en el barrio Liberty City donde se desarrolla la acción, y rodar en anamórfico. Esta última decisión, dice Laxton, “surgió en forma intangible”. “No hubo discusión [sobre rodar en anamórfico]”, dice, “sino que sentimos que era lo correcto. Tiene sentido por lo vasta que es la historia, por sus muchos matices, por lo valiente y fuerte que es. Queríamos capturar a los personajes de una forma que resultara vasta e impactante”.

En MOONLIGHT, Laxton (cuya esposa Adele Romanski fue también uno de los productores del filme) y Jenkins empezaron colocando fotografías y clips en una carpeta de Dropbox, desde Clockers de Spike Lee, Happy Together de Kar-Wai Wong, la versión de Andrea Arnold de Cumbres Borrascosas (Wuthering Heights), Ginger & Rosa de Sally Potter, y varios fotógrafos que encontraron en Tumblr. Como cámara Laxton eligió a la ALEXA Plus. “El tono de la piel fue de una importancia increíble”, dice. “Queríamos asegurarnos de que nuestros actores de piel negra lucieran un tono de tez natural e interesante. Los iluminamos con un estilo más realista que halagador y queríamos que los tonos de piel se sintieran cálidos y no duros. ALEXA otorga una gracia y suavidad a la piel que nos resultó muy útil”.

“Asimismo filmamos durante muchas noches, por lo que la sensibilidad de la luz era muy importante para nosotros”, agrega. “Me sentí complacido con la forma en que la ALEXA manejaba las luces bajas. De hecho en algunas escenas pudimos incluso reproducir las nubes en la noche. En parte se debió a la atmósfera de la noche de Florida pero poder ver las nubes de noche fue realmente asombroso”. Laxton realizó pruebas de lentes en el local de alquiler de cámaras Cineverse y terminó eligiendo los Vantage Hawk V-Lites.

El filme se rodó enteramente en Miami, y la mayor parte en Liberty City y playas cercanas, lo que inspiró la paleta de colores de la película; un arco iris de brillantes magentas, verde lima y azul océano, así como la iluminación. “Dentro de las casas o en exteriores nocturnos intentamos llevar esta idea aún más allá, calentando los geles en los focos o en algunas instancias creando algunos rosas y verdes”, dice Laxton. “Queríamos impactar al público con las imágenes, que sintieran lo fuertes que eran las emociones a lo largo del filme y el objetivo de la iluminación fue apoyar este concepto”.

ALEXA otorga una gracia y suavidad a la piel que nos resultó muy útil.

Laxton describe cómo él y Jenkins trabajan en set. “Tanto Barry como yo sentimos que para nosotros es importante estar cerca de los actores y reaccionar con ellos”, dice. “No somos el tipo de personas que se sientan en el video village y desde ahí dan las órdenes. Nos movemos físicamente de aquí para allá con los actores y el equipo de trabajo”. Eso explica por qué Laxton manejó la cámara en la mayor parte del filme (con excepción de las escenas de Steadicam). “Nunca quisimos que la cámara estuviera quieta allí y observar a través de un lente largo el desarrollo de una escena”, nos dice. “Queríamos que la cámara y el lente se integraran a esas historias, lo que a menudo significa ir a los lugares de rodaje y dialogar. Creo que eso describe nuestra idea de no querer ser nunca solo una perspectiva de observación sino querer siempre ser parte de la acción”.

La escena de la que más se enorgullece tiene lugar de noche, en la playa, y es central para la película. “Para esta escena debimos suministrar el 100% de la luz en forma artificial”, dice. “No había nada para un nivel base de exposición. Trajimos muchas luces y los departamentos de eléctricos y grip trabajaron mucho. Le dedicamos mucho tiempo y recursos porque esta escena es larga e importante para el filme. Salió bien”.

El colorista Alex Bickel de The Color Collective considera esta escena como una de sus favoritas al momento de la gradación de color. “Los exteriores nocturnos sin luces prácticas que justifiquen una fuente lumínica siempre son complicados pero James nos dio un negativo sedoso y bonito con el que comenzar. Hizo que ambos actores se vieran bañados en una luz de luna suave y elegante que, sin embargo, nos dio mucha forma para crear una proporción dramática. Pienso que la secuencia final es un lindo acompañamiento visual para la delicada naturaleza de la escena”.

Laxton concluye: “No estábamos intentando, en forma alguna, presentar meramente un punto de vista de observador de la narración… en ningún momento quisimos que se sintiera como que estábamos emocionalmente alejados. Con las decisiones que tomamos queríamos presentar a los personajes como personas reales y plenamente desarrolladas, donde al mismo tiempo puedes ser una mala y una buena persona. Con frecuencia Barry dice que a un determinado nivel el filme es un sueño febril, y que el público es parte de ese sueño”.

Enlaces relacionados >>